Inicio / Blog / El oro a secas deja insatisfecho al húngaro Milak

29
07.2021

El oro a secas deja insatisfecho al húngaro Milak

Pocos competidores tienen la capacidad de administrar a su conveniencia su esfuerzo en las sucesivas rondas de una gran competición como el húngaro Kristof Milak, el hombre que destrozó en los Mundiales 2019 el récord del mundo de los 200 metros mariposa de Michael Phelps. Desde entonces, el húngaro de 21 años se marcó dos objetivos: ganar el oro olímpico y mejorar aún más su sideral marca de 1:50.73.

 

Milak medallista de oro en Tokio 2021

 

En las eliminatorias se probó y constató que ha llegado a Tokio en plena forma. En la semifinales se limitó a asegurarse un puesto entre los ocho finalistas, sin mayor desgaste. No hay prueba en la natación masculina actualmente, quizá con la excepción de los 100 mariposa, que esté tan decantada en favor de un hombre como ésta de los 200.

Como el día de su récord, Milak contó con la colaboración de una liebre de excepción, el sudafricano Chad le Clos, campeón en Londres 2012, que tiró de él hasta mitad de prueba. El sudafricano es el animador de cualquier final con sus temerarias tácticas, que en esta ocasión no le dieron el resultado que buscaba.

Milak tomó el relevo rápidamente e hizo un segundo hectómetro tan soberbio como el de su récord, que provocó entonces los elogios del propio Phelps. Pero esta vez arrastraba seis décimas de retraso en los 100 (53.48) y eso prácticamente es lo que se reflejó en su tiempo final, 1:51.25, el tercero mejor suyo. En mayo, en los Europeos, nadó 15 centésimas más rápido. Resultó insólito en unos Juegos la imagen de un ganador con cara de circunstancias. Le supo a poco al húngaro, que sólo alegró el rostro con el oro colgado de su cuello. Tampoco lo celebraron de primeras sus entrenadores, que acogieron su tiempo con gestos de rabia.

El que no cabía en sí de gozo era el japonés Tomoru Honda, segundo clasificado (1:53.73). La prueba, Milak al margen, no tuvo un nivel muy elevado. El bronce se otorgó con un tiempo de 1:54.45, algo alto, que fue lo que hizo el italiano Federico Burdisso. Le Clos, reventado por su valentía, acabó quinto.

Fuente: Marca

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cómo configurar